Responsabilidades del ingeniero civil posterior a la entrega de la obra (1era entrega)

Este es un tema extenso que merece ser tratado completamente, ya que nos ayuda a deslumbrar esas responsabilidades que adquieren los ingenieros luego de hacer entrega de la obra, este texto aplica tanto para ingenieros, como para quienes contratan sus servicios.

El tema es algo extenso, por lo tanto hemos decidido dividirlo en dos entregas que estaran enlazadas una con la otra para que puedas realizar una lectura de corrido si asi se desea.

 

Luego de terminada una obra, las responsabilidades del ingeniero civil son, básicamente, las que se relacionan con garantizar la calidad de la misma obra. Esto sin tener en cuenta que algunas actividades de ingeniería civil, tales como manejo de rellenos sanitarios, administración de plantas de potabilización de agua, mantenimiento de sistemas de alcantarillados y acueductos o regulación de tráfico, requieren la constante supervisión del ingeniero civil con posterioridad a la entrega.

La responsabilidad luego de la entrega depende de varias condiciones, algunas de estas y cómo afectan se describen a continuación:

a)    El tipo de contrato en que se basa la garantía: si es a todo costo, por administración delegada o a precios unitarios o si es una concesión o asimilables. En cada caso el contratista debe responder, según sea el caso, desde volver a hacer una supervisión, hasta por el costo total de la obra si la contrata a todo costo y hay pérdida total del bien por su culpa, bien sea por acción, omisión, incapacidad técnica o impericia.

b)    Si el responsable es el dueño del proyecto, el constructor, del gerente de proyecto, un residente o director de obra, el interventor o un diseñador: Cada uno de ellos tienen obligaciones específicas; un detalle de estas está en el decreto 2090 de 1989, citado posteriormente.

c)    Los términos de la entrega, de acuerdo a la normativa vigente y en específico, las que se estipulen dentro del contrato: Entre otras, el constructor debe entregar al municipio las obras (aspectos catastrales, de seguridad social, de ordenamiento, tributarias, etc.); debe entregar a las empresas prestadoras de servicios públicos; a la administración de copropiedades, etc.

d)    La calidad del contratante: si es público, privado o clientes directamente. En cada caso, una entidad determinada fija o exige el cumplimiento del contrato o la promesa comercial.

e)    La costumbre y uso comercial: Por ejemplo, al entregar viviendas, se acostumbra que sobre los acabados el vendedor otorgue garantía por 6 a 12 meses, para la mampostería, redes eléctricas e hidrosanitarias, hasta 3 años, y para la estructura, algo que ya está reglamentado, el constructor está obligado a responder por la calidad y estabilidad hasta entre 10 y 20 años. También es obligatoria la entrega de planos ‘as build’ (como queda construida la obra).

f)     Las pólizas que se deban otorgar: las más usadas son la póliza de pago de prestaciones, la de estabilidad de obras, que obliga al contratista proveedor o constructor a responder por la estabilidad estructural o la calidad de los acabados, con plazos que van hasta 3 años y excepcionalmente, hasta 5 años (las aseguradoras no acostumbran plazos mayores) y la de cumplimiento por la cual se garantiza los términos y fechas de entrega de una determinada obra.

g)    La entidad pública que vigila: las oficinas de planeación municipal y las curadurías (en municipios de más de 500.000 habitantes); La superintendencia de servicios públicos, la comisión nacional de sismo-resistencia; las corporaciones autónomas regionales